La droga como perversión de la mística

Del libro Adicciones su dimensión oculta. Capítulo VI. Henry López J

Por medio de la llave ilusoria de la droga, el hombre busca la

pretensión de trascender su propia sed hacia el infinito. La perversión

de este misticismo se convierte en una seudomística en un

mundo materialista. La droga aparece como recurso disponible en

ausencia de algo que llene el vacío de una sociedad moderna con

tantos defectos como tiene el corazón del hombre. En esta circunstancia

algunos individuos usan la droga para realizar en una iniciación

solitaria incursiones inconscientes de vuelta atrás de sí mismos.

Esta iniciación, sabiéndolo o no, tiene una serie de propósitos.

Primero, para arbitrariamente permanecer en estados trascendentales

de conciencia; segundo, por simple recreación y búsqueda

del placer; tercero, para evitar el dolor causado por su vacío

existencial. Cualquiera que sea la razón, la artificialidad de la droga

le generará sensaciones de bienestar y poder, las cuales lo trascienden

a otra conciencia no ordinaria, tocando otros planos de

conciencia existencial que las personas comunes o no usuarias de

drogas no están familiarizadas.


Debido a que algunas drogas le brindan al hombre un sintético

y momentáneo poder de dimensionarse en su propia conciencia

sin fortificar su mente ni su espíritu, lo transforma en un ser caprichoso

y egoísta, haciéndolo débil en su malogrado descubrimiento.

Ese desplazamiento es momentáneo en tanto dura el efecto de

la droga. Al pasar este, el usuario regresará a su conciencia ordinaria,

sintiendo que ese no es su verdadero mundo al cual pertenece.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo